Me compré un helado y se me derritió
©